De la Cultura Popular al Marketing

Personajes universales han sido creados desde la cultura popular y utilizados por las marcas para vender productos. Santa Claus, el conejo de Pascua, Cupido, entre otros, son característicos en fechas de alto consumo, en especial para marcas de retail y alimentos. Lo cierto que es los orígenes de estos personajes son muy distintos entre sí, y la intervención del marketing en ellos ha pasado por distintos niveles. Aquí te presentamos los casos más icónicos:

Santa Claus: El origen popular del Viejito Pascuero en Chile, corresponde a San Nicolás, Obispo de Myra en el siglo IV D.C. Según cuenta la historia, este personaje en vísperas de pascuas, rellenaba los calcetines que colgaban de las casas más pobres con monedas de oro. De allí que se heredara la tradición de amarrar estas prendas durante navidad. Sin embargo, no va a ser hasta 1902, en que por primera vez se tendrá una representación gráfica del Viejito Pascuero, en el libro infantil “La vida y aventuras de Santa Claus”, de Frank Baum. Aquí, se le muestra con un traje verde y de puntos negros. En 1931, Coca Cola decide rediseñar a este personaje, y lo cambia a color rojo, apropiándose de la identidad de Santa Claus y perpetuándolo de por vida para las nuevas generaciones. Si alguien tenía dudas, el viejito pascuero es rojo gracias a una estrategia de marketing.

El Conejo de Pascua: El origen del conejo de pascua se remonta a las fiestas realizadas en Europa del Norte, en donde pueblos anglosajones realizaban tributos a la diosa “Easter”. Era aquí donde el conejo representaba la fertilidad deseada para las tierras. También, los huevos representaban el nacimiento, y eran un símbolo de fecundidad. Fue en Alemania donde finalmente el conejo pasó a ser de chocolate, y los huevos pintados se empezaron a transmitir como una tradición.

Este personaje ha sido utilizado hasta nuestros días por las distintas marcas, aunque ahora con la nueva ley de etiquetados, su desaparición ha sido progresiva.

 

Cupido: Es el Dios del deseo amoroso en la mitología romana. Desde su nacimiento, hasta nuestros tiempos, ha sido representado como un niño desnudo con alas, que porta arco y flechas. Su imagen no ha sido mayormente modificada de la original. Sus elementos como el arco y la flecha han sido utilizados por las marcas a nivel digital y masivo, algo que los romanos jamás anticiparon.

 

Sin duda las festividades están marcadas por la presencia de estos símbolos, que a su vez fortalecen a las marcas en épocas de alto consumo. Posiblemente con el tiempo irán evolucionando, cambiando físicamente, apareciendo en distintos formatos, etc., pero al final, la esencia y lo que representan se mantendrá intacta; como cualquier signo, nunca desaparece.

Copyright© 2005 - 2018 O3 Comunicaciones. Todos los derechos reservados.